Anélidos de agua subterránea de Gran Canaria y Fuerteventura (Islas Canarias), con la descripción de dos nuevas especies de Namanereis ( Namanereidinae , Nereididae , Polychaeta )

Jorge Núñez , 
Christopher J.Glasby§ 
 Manuel Naranjo|
 
‡ Universidad de La Laguna, La Laguna, Spain
§ Museo y Galería de Arte del Territorio del Norte, Darwin, Australia
Sociedad Entomológica Canaria Melansis, Las Palmas de Gran Canaria, Spain
 
Acceso abierto
 
Resumen

Las Islas Canarias son la región volcánica más rica del mundo en fauna subterránea adaptada, seguida de las Islas Hawaianas y la Cueva Undara en Australia. La mayor parte de la fauna acuática subterránea adaptada de Canarias se restringe a los ambientes anchialinos del tubo de lava de La Corona en Lanzarote, mientras que la fauna de stygobiontes oligohalinos, que se encuentran habitualmente en aguas subterráneas o aguas dulces intersticiales, es más escasa y está representada por unas pocas especies de anfípodos, copépodos y un solo anélido poliqueto registrado en Fuerteventura y dudosamente identificado como Namanereis hummelincki no Augener, 1933) (Hartmann-Schröder, 1988). Dos nuevas especies de anélidos poliquetos pertenecientes a la subfamilia Namanereidinaese describen de Gran Canaria y Fuerteventura. Ambas especies viven en aguas subterráneas, están despigmentadas y sin ojos, y tienen mandíbulas bífidas. Aunque aparentemente están más relacionados entre sí que con otros miembros del grupo de mandíbulas bífidas, Namanereis canariarum sp. nov. puede ser diagnosticado por sus cirros tentaculares relativamente más largos y cirros dorsales parapodiales, así como por la presencia de pseudospiniger chaetae. Por el contrario, Namanereis llanetensis sp. nov. tiene cirros más cortos y generalmente carece de pseudospiniger chaetae. Namanereis canariarum sp. nov. Namanereis llanetensis sp. nov. aumentar a 20 el número total de especies descritas actualmente dentro de este enigmático género. Más de la mitad de esas especies están adaptadas para vivir en aguas subterráneas.

Palabras clave

Oligohaline, Stygobiont, región volcánica, mina de agua, pozos

Introducción

La fauna hipogea de Canarias es muy interesante por su notable riqueza en especies adaptadas, y el carácter endémico de la mayoría de ellas (Culver y Pipan 2009). Además, una gran parte de los troglobiontes canarios son reliquias biogeográficas o pertenecen a grupos taxonómicos ausentes en la mayoría de las faunas continentales (Naranjo M, López H, Martín S, Suárez DB, Oromí P (2020) Troglobionts of Gran Canaria. Life under the volcano. Ed. CanariaseBook, 104 pp..) El conocimiento sobre la fauna hipogea de las Islas Canarias ha evolucionado mucho en los últimos tiempos, especialmente desde la década de 1980, cuando los biólogos locales comenzaron a estudiar sistemáticamente las cuevas volcánicas terrestres (Oromí P, Martín JL (1990) Recorrido histórico y perspectiva actual de la espeleología en Canarias. Homenaje al Prof. Dr. T Bravo 1: 577–593.) y otros entornos subterráneos, como el sustrato mesovoide poco profundo ( MSS ) (Medina AL, Oromí P (1990) First data on the superficial underground compartment on La Gomera (Canary Islands). Mémoires de Biospéologie 17: 87–91.), depósitos piroclásticos (Oromí P, Pérez AJ, Martín JL, Martín N (2018) La fauna subterránea, pobladora de un hábitat inhóspito. (Eds) Legados del fuego: reservorios de una asombrosa biota y refugios ancestrales. Publ. Ayto. de La Orotava, La Orotava, 82–131.) y minas artificiales (Naranjo M, López H, Martín S, Suárez DB, Oromí P (2020) Troglobionts of Gran Canaria. Life under the volcano. Ed. CanariaseBook, 104 pp.). Actualmente, las Islas Canarias son la región volcánica más rica del mundo en fauna subterránea, con hasta 294 troglobiontes y estigobiontes (Oromí et al. in press; Naranjo et al. 2020). De hecho, Cueva de Felipe Reventón (37 especies) y Cueva del Viento-Sobrado (36 especies), ambas en Tenerife, son la segunda y tercera cuevas con mayor número de especies de troglobiontes en el ranking mundial (Culver y Pipan 2009), mientras que el tubo de lava de La Corona, en Lanzarote, es el cuarto más rico en especies anchialinas (Culver y Pipan 2009; Martínez et al. 2016). El primer anélido stygobiont registrado en Canarias fue el polinoide Gesiella jameensis (Hartmann-Schröder 1974), descrita para la cueva anchialina de los Jameos del Agua; seguido del scalibregmatid Speleobregma lanzaroteum del Túnel de la Atlántida (Berthelsen 1986). Las primeras especies de cuevas intersticiales de stygobiont descritas en Canarias fueron el fauveliopsid Fauveliopsis jameoaquensis y el nerillid Leptonerilla diatomeophaga de Jameos del Agua (Núñez et al. 1997). En las dos primeras décadas del 21 st siglo, los estudios de poliquetos en ambientes cavernícolas se intensificaron, tanto en los Jameos del Agua y en tubos submarinos de lava de Tenerife (Cueva de los Cerebros), que describe nerilids nuevos, silids, scalibregmatids y protodrilids (Núñez et al. 2009; Worsaae et al. 2009, 2018, 2019; Martínez et al. 2013, 2016a, b). En cambio, en las aguas subterráneas continentales hay menos especies, principalmente correspondientes a anfípodos del género Pseudoniphargus (Stock 1988; Sánchez 1989; Stokkan y col. 2018), tres especies de copépodos harpacticoideos de ambientes anchialinos de Tenerife (Maquillaje 1971; Huys 1988) y un solo anélido dudosamente identificado como Namanereis hummelincki ( no Augener, 1933), de aguas subterráneas salobres del interior de Fuerteventura (Hartmann-Schröder 1988).

Los poliquetos son en su mayoría gusanos marinos, caracterizados por su cuerpo segmentado provisto de chaetae (Leer y Fauchald 2020). Cubren unas 9.000 especies en todo el mundo (Glasby 2008). La subfamilia Namanereidinae , con los géneros Namanereis y Namalycastis , es un grupo monofilético con más de 40 especies descritas de nereídidos adaptados para vivir en hábitats de baja salinidad (Glasby y col. 2016), con algunas especies que incluso han colonizado ambientes semi-terrestres y subterráneos (Solís-Weiss and Espinasa 1991; Glasby 1999; Shoobs et al. 2016). El género Namanereis contiene actualmente alrededor de 20 especies válidas distribuidas desde los trópicos hasta las latitudes altas (Read y Bellan 2014;Conde-Vela 2017), que ocurre casi exclusivamente en áreas costeras intermareales y elevadas, a menudo lejos del mar. Catorce de las especies de Namanereis se encuentran en aguas subterráneas y ambientes hiporreicos (Glasby y col. 2014; Conde-Vela 2017; Alves et al. 2018).

Estudios recientes de acuíferos de agua dulce a través de pozos y minas de agua en las islas de Gran Canaria y Fuerteventura han arrojado varios individuos de Namanereis que no pudieron ser asignados a ninguna especie conocida (Fig.1, ver distribución). Es probable que pertenezcan a dos especies y muestren caracteres troglomórficos, como epidermis despigmentada y falta de ojos. Ambas especies se describen en función de sus caracteres morfológicos, ya que un estudio molecular previo con ejemplares de Canarias no ha sido concluyente (Glasby y col. 2013; Shoobs et al. 2016).

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp
Share on email
Share on print

Consulta Articulo Original

Consulta Alternativa

akerbeltzespeleo

akerbeltzespeleo

Iñaki Alonso Administrador / Espeleologia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *