Aralar junio 2021, colores, olores y ruidos

Duele el ruido del Aralar, un ruido no natural, persistente y atávico que distorsiona la realidad y deforma cualquier diagnóstico objetivo que se haga sobre el estado actual y estrategias de futuro en la sierra. Aralar en junio de 2021 huele a basura y vaca muerta. A raíz de los últimos incidentes se evidencia que se está utilizando deliberadamente una política de polarización afectiva, cuya primera víctima siempre es la racionalidad. En este contexto, la respuesta más sensata a cualquier tipo de provocación es el pensamiento reposado y todo esto, sólo una vieja forma de hacer las cosas en la que las nuevas redes sociales se utilizan como amplificador barato. ¿Es asilvestrar Aralar sugerir un debate sosegado sobre el inestable estado de los prados de altura del Aralar? ver AQUÍ.

Bidones de gasolina y aceite, productos de limpieza, jaulas de gallinas, carretillas, paquetes y bolsas, latas de cerveza, botellas de vino y licores, cáscaras de huevo, latas de conserva, material de cerramiento, cazuelas, juguetes, baterías, pilas, jeringuillas, cuchillas de afeitar, probetas, bombillas, pañales, cosméticos, medicamentos y otros residuos difíciles de clasificar se han extraído de la sima de Saltarri este mes de junio por una serie de colectivos «asilvestrados» que impiden trabajar con libertad en la sierra, triste, muy triste ironía.

Ahora bien, todo este reciente y penoso alboroto, analógico o digital, nunca podrá competir con la inteligencia y el conocimiento, la Sierra del Aralar es uno de los sistemas naturales de Euskal Herria mejor estudiados desde un punto de vista científico. Decía Machado «si sólo habláramos de lo que entendemos, y de nada más, habría un gran silencio que podríamos aprovechar para al estudio», y con tanto ruido, a veces es complicado, aún y todo se intenta.

Situado en Amezketa a unos 730 msnm, visito Larrondo este mes de junio, un entorno de prados a medio camino entre la ermita de San Martín y Zabalegi. Esta ruta la suelen frecuentar montañeros que se dirigen al mítico Balerdi (1193 msnm) o a Artubi (1263 msnm), el punto más alto del municipio de Tolosa. Es un bella y dura senda bien marcada que sigue la vieja y desmantelada Calzada de los Contrabandistas. A poco más de 2 km de Larrondo y sin apenas desnivel podemos alcanzar el dolmen de Trikutseta ya en Azkarate a la sombra del imponente Mallo Zar.

Larrondo Trikuarria, 2021/06/06

En Larrondo hay dos excepcionales monumentos prehistóricos. El dolmen de Larrondo lo descubrió Joxemiel Barandiaran en 1917 y se creyó destruido y desaparecido hasta que en 1981 lo localizó de nuevo Fermín Leizaola. La construcción de una antigua pista destrozó 4 metros del túmulo del dolmen hacia el Norte. La cámara del dolmen no conserva piedra alguna, violada y asolada por arcanos ruidos que probablemente nunca seremos capaces de etiquetar. Por eso, los entendidos lo califican de túmulo, no ha sido excavado.

A 300 m de distancia se encuentra el dolmen Urritza, junto a la borda del mismo nombre. Este monumento fue descubierto por Leizaola en 1981. El dolmen conserva alguno de sus ortostatos y también lo que podría ser parte de la cubierta de la cámara mortuoria. Tampoco ha sido excavado. Está a 25 m de la senda balizada, pero el arbolado oculta el dolmen y pasa completamente desapercibido a cualquier caminante.

Urritza Trikuarria 2021/06/06

Estos dos monumentos del Bronce Neolítico es común encontrarlos invadidos por el brezo, argoma o helechal. Si lo que se pretende es aficionar a alguien al mundo del megalitismo, no es buena sugerencia una excursión a Larrondo. O quizás alguna inesperada visita despierte algún día a alguien la inquietud necesaria para ser capaz de dignificar unos dólmenes, unas tumbas milenarias que exhalan un ruido con aroma a desidia, abandono e ignorancia.

En Larrondo hay varias bordas y chabolas, cercados y rediles, fuentes y bosquetes. Predominan las hayas, pero también hay enormes robles pedunculados que impresionan en verano. En invierno sus desnudas ramas imitan la forma del rayo, que por leyenda y creencia se trata de evitar con nutritivos fresnos alrededor de las majadas.

Lissotriton helveticus, tritón palmeado, Larrondo 2021/06/06

En primavera en cada rincón de Larrondo hay una excusa para el aprendizaje, un tritón palmeado, una alfombra de amapola amarilla que se ubica en lugares húmedos y sombríos, una planta insectívora, diversas orquídeas y prunelas en los prados, rosetones de erinus adosados a las rocas o trinos diversos silenciados por el canto del cuco, mientras córvidos y buitres revolotean de excursión por el viejo mallo.

Larrondo es una majada bien aprovechada, un lugar ideal para los arkuek, las chabolas cupulares del Aralar. Me llega una buena información, antes de la pandemia el hernaniarra Urko Elorza ya me había indicado que por estos lares había un arkue que no estaba inventariado y el donostiarra Andoni García autor del excelente BLOG montañero almonteparaque, me pasa las coordenadas de esta chabola cupular. Simultáneamente, el amezketarra Jokin Artola me envía por correo las coordenadas de otro arkue en Larrondo, un plan mañanero perfecto, dos pájaros de un tiro, sin escopeta, con binoculares, gps y smartphone.

Arteaga / Kardelu arkue 2021/06/06

El primer nuevo arkue se sitúa en la abandonada majada de Arteaga, a medio camino entre Larrondo y Zabalegi, a 950 msnm. Es una paridera asociada a las chabolas con tejado a dos aguas que lo rodean. Ese lugar tiene también el topónimo Kardelu, asociado a unas minas que debía haber en las cercanias. Desconozco el mineral que se extraía en Kardelu, si lo sabes, te agradecería la información.

Larrondo arkue 2021/06/06

El segundo nuevo arkue que localizo está en un lugar de Larrondo muy especial, a dos pasos del barranco de Arritzaga, pero protegido de su influencia y bien comunicado con los prados de Larrondo, perfectamente escondido en un paraje casi imposible. Aprovecha un recodo de ladera y rocas naturales para su alzado. De forma elíptica, desde el interior de la puerta al fondo en su interior mide 2.70 m y en su perpendicular 1.50 m. La puerta al E mide 55 cm de ancho, 60 cm de fondo y 70 cm de alto. La superficie interior es válida para el acomodo de una persona, pero no parece que sea ese su fin, está en lugar demasiado húmedo, el acceso es incómodo y en los alrededores hay espacios más adecuados para habitación.

Dos nuevos arkuek se suman a un INVENTARIO actualizado que alcanza ya la cifra de 69 chabolas cupulares. El inventario de chabolas de pastor en la sierra del Aralar incomprensiblemente está sin hacer y es un trabajo etnográfico precioso que sin pausa y sin ruido pronto será realidad, una manera íntima de celebrar un solsticio de verano en paz en la Sierra, deseo compartido si hasta aquí has llegado, OSASUNA!

Meconopsis cambrica, amapola amarilla, Larrondo 2021/06/06

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *