Arte prehistórico – PROTOCOLOS DE RECONOCIMIENTO Y DOCUMENTACIÓN

Grabados prehistóricos en cuevas
Grabados prehistóricos en cuevas

Documento de :

Marcos Garcia-Diez
Blanca Ochoa Fraile

  1. El proceso de autentificación
  2. Protocolos de reconocimiento y documentación
    2.1. Recopilación de información
    2.2. Prospección
    2.3. Documentación de campo
    2.3.1. Toma de datos
    2.3.2. Registro gráfico
    2.3.3. Registro fotográfico
  3. Elementos de análisis y estudio
    3.1. Elementos del contexto gráfico
    3.2. Elementos gráficos
    3.2.1. Análisis individual de grafías
    3.2.1.1. Situación
    3.2.1.2. Tipo de representación
    3.2.1.3. Relación entre diseño y modelo natural
    3.2.1.4. Temática
    3.2.1.5. Estructura del tema y formato
    3.2.1.6. Disposición de los miembros
    3.2.1.7. Orientación
    3.2.1.8. Nivelación
    3.2.1.9. Perspectiva
    3.2.1.10. Altura al suelo
    3.2.1.11. Tipometría y proporciones
    3.2.1.12. Esquema morfosomático
    3.2.1.13. Tratamiento formal
    3.2.1.14. Recursos de representación
    3.2.1.15. Técnica
    3.2.2. Elementos y variables de análisis del conjunto
    3.2.2.1. Configuración del recinto
    3.2.2.2. Distribución
    3.2.2.3. Asociaciones y agrupaciones
    3.2.2.4. Superposiciones
    3.2.2.5. Esquema compositivo
  4. Sistema de datación
    4.1. Arte mueble
    4.2. Arte rupestre
  5. Interpretación
  6. Bibliografía

Prospección
Los protocolos de la prospección son diferentes se trate de obras parietales o mobiliares. En uno y otro la iluminación es clave.
La prospección puede ser selectiva o intensiva. La selectiva puede ser concreta (reconocer superficies de las que se tiene conocimiento previo de evidencias gráficas) o aleatoria (dirigida a visualizar superficies que por sus cualidades —regularidad, morfología, altura al suelo, etc.— son susceptibles de contener grafías). En la intensiva se visualizan la totalidad de las superficies. La puesta en práctica de uno u otro protocolo está determinada por los objetivos buscados y condicionada por las dimensiones de los espacios. Como criterio general es necesario proceder a una prospección intensiva, accediendo a lugares profundos y de difícil acceso.
Tres principios rigen los trabajos en arte rupestre: a) la estructuración del espacio atendiendo a su morfología y situación; en cavidades deberá prestarse atención a la posible existencia de grafías en el suelo y formaciones; b) una iluminación adecuada, focos de luz que ofrezcan una intensidad lumínica constante, buena calidad de color y duración; y c) el trabajo en grupo (mínimo dos personas por fuente de iluminación). En contextos al aire libre y abrigos, cuando el soporte está cubierto por líquenes, etc. es necesario realizar pequeñas catas con instrumental adecuado.
La prospección no puede aplicarse en los mismos términos a lo mobiliar. Lo importante es prestar atención específica a todo tipo de soportes óseos y pétreos que pudieran contener surcos o colorante. De este modo se evitaría que algunas piezas óseas estén almacenadas entre los lotes de fauna y otras pétreas acaben en la escombrera. Es necesario lavar los soportes (prestando atención a la posible existencia de colorante) e incluso hacer catas en aquellos con superficies cubiertas.

Iñaki Alonso

Iñaki Alonso Administrador / Espeleologia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *