Opiliones cavernícolas de Gipuzkoa y zonas próximas (Arachnida: Opiliones).

Spread the love

Phylum Arthropoda / Subphylum Chelicerata / Classis Arachnida / Ordo Opiliones

Carlos GALAN
Laboratorio de Bioespeleología. Sociedad de Ciencias Aranzadi.
Alto de Zorroaga. E-20014 San Sebastián – Spain. E-mail: cegalham@yahoo.es
(Junio 2008)

http://www.aranzadi.eus/fileadmin/webs/Publicaciones/pdfs/OpilionesTOTAL.pdf

Se presentan nuevos datos sobre opiliones cavernícolas de Gipuzkoa y zonas próximas del País Vasco. Se señala el
descubrimiento de una especie troglobia de Ischyropsalis nueva para la Ciencia, nuevas localidades de captura, y ampliaciones del área de distribución de las especies conocidas. Son citados un total de 15 taxa hallados en cuevas: 6 troglóxenos, 5 troglófilos y 4 cavernícolas estrictos o troglobios. Se comenta el estado actual del conocimiento taxonómico y ecológico de este interesante grupo de arácnidos, el cual incluye numerosas formas cavernícolas.

INTRODUCCIÓN

Los opiliones o falángidos constituyen un orden de arácnidos con cuerpo globoso de pequeña talla (2 mm á 12 mm) y patas muy largas (40-80 mm) y delgadas. El cefalotórax (prosoma) no está separado del abdomen (opistosoma) por una constricción, y forma un caparazón dorsal insegmentado o muy indistintamente segmentado. El abdomen, corto y ancho, generalmente está segmentado, pudiéndose contar a simple vista nueve placas dorsales y unas pocas ventrales. Los quelíceros, tri-articulados, terminan en pinzas y pueden ser algo grandes y robustos. Los pedipalpos son similares a patas, pero usualmente más cortos.
Las extremidades locomotoras terminan habitualmente en un garfio o uña. Las coxas suelen ser anchas y están firmemente ancladas al cuerpo; las coxas del primer par de patas poseen lóbulos maxilares. Respiración por tráqueas; un par de espiráculos se abren centralmente cerca de la base del abdomen. Generalmente poseen un par de ojos simples dispuestos en un saliente medio-anterior, la prominencia ocular. Poseen un par de glándulas repugnatorias, cuyas aberturas se encuentran en la cara dorsal del prosoma, en posición antero-lateral. La mayoría de los machos tienen un pene retráctil, al cual corresponde en la hembra un ovopositor. En el acoplamiento, el pene del macho penetra en las vías genitales de la hembra, y en éstas quedan también encerrados los huevos. En los países o regiones de clima frío y nevoso la mayoría de las especies muere en otoño, invernando muy pocas de ellas.
El orden está formado por unas 5.000 especies, distribuidas en todo el mundo (excepto zonas polares) en habitats muy
diversos, principalmente en las zonas tropicales, y está muy bien representado en la fauna cavernícola y edáfica. La fauna de opiliones de la península Ibérica e islas Baleares (Portugal, España, incluyendo la vertiente N de los Pirineos franceses), contiene un total de 115 especies, 23 de ellas cavernícolas y 17 restringidas a la franja N (Cantábrico, País Vasco, Pirineos), siendo muy alta la representación de opiliones en cuevas de Bizkaia y Gipuzkoa. Los opiliones normalmente se guarecen durante el día en sitios oscuros y están activos durante la noche, cuando se alimentan tanto de detritos vegetales como de pequeños animales muertos. Algunas especies son activos depredadores, como los Ischyropsalis en nuestra región. Debido a su preferencia por lugares húmedos y oscuros (bajo piedras, entre la hojarasca, musgos, humus y ambientes endógeos) son frecuentes en enclaves sombreados de bosque, en abrigos rocosos y en las bocas de las cuevas.
La distinción entre formas troglóxenas, troglófilas y troglobias puede presentar dificultades o ser poco clara. Entre los
opiliones de la región, las formas troglóxenas son epígeos de biotopos oscuros que pueden vivir de modo regular en la zona de entrada de las cuevas, siendo conspicuos en este sector, pero sin presentar adaptaciones especiales para la vida hipógea. Las formas troglófilas y troglobias presentan diversos grados de adaptación al ambiente subterráneo, aumentando gradualmente su depigmentación y atrofia ocular, a la vez que ingresan más profundamente en la zona oscura de las galerías interiores. No obstante, diversas especies procedentes de grupos de hábitos muscícolas o edáficos presentan sólo muy leves modificaciones, y aunque pueden reproducirse en el ambiente subterráneo, no son exclusivos de éste.
En las especies troglobias el troglomorfismo es más acentuado y normalmente implica una despigmentación más acentuada y adelgazamiento de los tegumentos, reducción ocular (más acentuada), anoftalmia (eventualmente), y otras peculiaridades en su anatomía, fisiología (elevada longevidad, bajo metabolismo) y estrategia de vida. Los troglobios se reproducen en el medio subterráneo y están confinados a él. En la mayoría de los opiliones troglobios de la región el troglomorfismo es incipiente o poco marcado, y su adscripción a esta categoría se ha basado más bien en que nunca han sido encontrados en superficie y parecen estar restringidos a cuevas, habitando en la zona profunda de alta humedad y aire en calma, zona ésta de bajos recursos tróficos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *