El Tejon / Azkonar

European badger, meles meles, walking on orange foliage in autumn nature. Black and white mammal approaching in orange forest in fall from front view. Wild striped nocturnal animal going forward.

Meles meles . Tejón, Azkonar, Tejo, Tajón, Tasón, Careto, Tasugo son algunos nombres que recibe en diferentes partes de la peninsula.

Hay una gran variación de peso de los tejones a lo largo de su área de distribución, En Rusia y Polonia puede llegar a 27Kg , en las islas Británicas pesan 10K las hembras y 11 Los machos y en la península Ibérica el peso medio es de 6,8 Kg para las hembras y 7,3 para los machos.

Es robusto, con el cuello ancho y corto y la cabeza triangular y pequeña. Su cuerpo es alargado, con la cola y las extremidades cortas pero uñas largas y resistentes. Fácilmente reconocible, la cabeza es blanca con dos bandas negras que le cubren los ojos, el cuerpo gris o gris claro en la parte dorsal pero con el vientre y las patas más oscuro. Su pelaje es más claro en la raíz que en la punta.

Un animal nocturno por excelencia que abandona su madriguera poco después de ponerse el sol y regresa a ella antes del nuevo amanecer.

El Área de Campea de este animal varia entre 100 y 1.000 Hectáreas. En lugares especialmente favorables el tamaño del área es de esperar que sea menor de 1 Km cuadrado.

Podemos deducir la presencia de este pequeño carnívoro por sus huellas, Marca los cinco dedos con sus uñas en las huellas, las huellas de las patas delanteras miden unos 8 x 5 cms y las traseras 7x 4 cms, los ejemplares jóvenes no marcan las uñas pero son del mismo tamaño. Si el tejón camina al paso, las huellas anteriores y posteriores coincidirán, con una distancia de avance aproximada de 50 cms, si el animal corre se verá un adelantamiento del pie posterior sobre la anterior teniendo una distancia de avance de 70 a 80 cms. Los excrementos son de longitud variable, con una anchura de entre 2 – 4 cm y se localizan siempre en pequeños agujeros excavados al efecto que se agrupan en letrinas.

El tejón es capaz de vivir en multitud de ambientes, siempre que exista refujio. En general se le considera como forestal, y solamente evita las llanuras cerealistas y la zona alpina en alta montaña.

Son omnívoros, esto es, se alimentan de raíces, frutos, setas, hongos subterráneos, moluscos y otros invertebrados, anfibios, reptiles y carroña. Maximizan el uso de los alimentos abundantes en cada temporada cómo lombrices de tierra o gazapos en los lugares donde el conejo abunda.

Celo de febrero a Abril ( un mes después del parto ) la gestación real desde la implantación es de unos 65 días los partos de Enero a Marzo más temprano cuanto más al sur . Las camadas suelen ser de 2 a 3 crías. Los machos alcanzan la madurez sexual a los doce meses mientras que las hembras pueden parir por primera vez a los dos años de edad. Sólo la hembra dominante criará cada año.

La carne de tejón se ha consumido en épocas de escasez y su grasa se ha utilizado con fines medicinales, su pelo era aprovechado para fabricar brochas de afeitar de excelente calidad, así como delicados pinceles. 
Se considera una especie “insuficientemente conocida” así que no se encuentra catalogada debidamente en los libros de protección. Sus mayores amenazas son la caza furtiva, el uso de venenos y cepos, así como pérdida del hábitat o la fragmentación de la vegetación natural provocada por concentraciones parcelarias, transformaciones en regadíos… etc. 

Comer de todo


La dieta del tejón es extraordinariamente amplia: cualquier cosa susceptible de sufrir la digestión será consumida por los tejones. En general, cuando hay algún recurso de buena calidad y abundante lo aprovecha con pre­ferencia, como ocurre con las lombrices de tierra en el norte y con los gazapos y los fru­tos en el sur. Así, el balance está entre los ‘platos’ preferidos, que son consumidos cuando los hay-como los propios gazapos, las lombrices, los palmitos y otras frutillas silvestres-, y un amplio espectro que inclu­ye conejos muertos y enfermos (son los úni­cos a los que tiene acceso este poco ágil car­nívoro), ranas y sapos, escarabajos y sus lar­vas subterráneas, culebras, escorpiones, la­gartijas, setas, ratones y algún que otro paja­rillo. También consume vegetales, como raí­ces, maíz y algún que otro cereal.

La casa de los tejones “catedrales subterráneas”

Los tejones (Meles meles), animales muy sociales que pueden llegar a vivir incluso en grupos de 10 o 12 miembros con una media de 4 a 6 adultos, construyen una especie de casa subterránea con todo lujo de detalles. En un estudio realizado en Reino Unido se encontró una tejonera que tenía más de 800 metros de túneles y más de 50 salas diferentes, aunque generalmente suelen tener unas decenas de metros y muchas menos habitaciones. Aun así, las tejoneras siempre cuentan con una  cámara principal, que suele estar acolchada con restos vegetales que constituye el aposento principal. Además, incluyen también distintos conductos con fines diferentes: de acceso o principales, de ventilación, y hasta tienen un sistema de seguridad ¡para evacuar en caso de peligro!. También disponen de las letrinas, separadas del resto de habitaciones, donde realizan sus defecaciones. Y algo muy interesante: tienen una habitación destinada al cuidado de los más pequeños, las cunas o literas, donde se agrupan los jóvenes para recibir cuidados maternos.

Video : El limpiador de su casa: tejón común – documental de animales salvajes

Iñaki Alonso

Iñaki Alonso Administrador / Espeleologia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *