Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on print
Print

La formación de uzturre y sus fósiles

Escasamente tendríamos 8 años cuando un día tres amigos, sin el permiso de nuestros queridos padres, nos dispusimos a efectuar la «clandestina» y ansiada ascensión. Entonces se viajaba muy poco y apenas habíamos salido de nuestro « txoko» Se en tren o coche de caballos.

La formación de uzturre y sus fósiles

Artículo de revista del siglo pasado que gracias a un vecino de Tolosa podemos darla a conocer a todos vosotros. Vuestra colaboración es muy importante, para cualquier cosa poneros en contacto con nosotros…


«Todos los tolosanos desde niños hemos contemplado al monte Uzturre con cierta admiración y misterio y su escalada ha constituido nuestra primera aventura en la vida.

Escasamente tendríamos 8 años cuando un día tres amigos, sin el permiso de nuestros queridos padres, nos dispusimos a efectuar la «clandestina» y ansiada ascensión. Entonces se viajaba muy poco y apenas habíamos salido de nuestro « txoko» Se en tren o coche de caballos. Del Uzturre no teníamos más referencia que desde lo alto se veía tan cerca del mar, que el día que los tolosanos se decidieran a derribarlo con unas gigantescas «achurras» tendríamos todos una playa mucho más hermosa que la de San Sebastián.

Han pasado muchísimos años para poder dar detalles de nuestra primera aventura alpinista, pero si recordamos perfectamente que después de rezar en la ermita de Nuestra Señora de Izaskun y descansar de nuevo al pie de los arbolitos de la ladera del monte, alcanzábamos rápidamente, como tres pajaritos, el pico más elevado. Desde el monte Uzturre Tolosa nos parecía como las casitas de nuestras «jayotzas» de Navidad y nos costaba el comprender que aquella pared azul rematada por unas nubes era el mar. Estaba muchísimo más lejos de lo que nosotros habíamos figurado.

Los niños, al ver la realidad de las cosas, sufren generalmente un gran desengaño y nosotros también nos sucedió lo propio, ya que desde aquel día nos convencimos del todo desilusionados de qué la llegada del Mar a Tolosa y tener una playa para jugar en ella era del todo imposible.

Pero entonces nosotros, como muchos ahora, no sabíamos qué hace la friolera de 60 millones de años, en aquellos remotisimos tiempos a que hace mención el Génesis en su primer capítulo, o sea, antes de que Dios formaré al primer hombre, no existía el monte Uzturre y el lugar que actualmente ocupa este y la villa de Tolosa estaba cubierto por un extenso mar, denominado Jurásico por los geologo.

Este extenso Mar llegaba hasta las inmediaciones del lugar que ocupa hoy la villa de Ormaiztegi y energía sobre el solamente tres islotes de pequeña altura, a los que hoy llamamos Peñas de Aia y zonas de las crestas del Adarra y urdaburu de composición, estas últimas, igual al actual ( rocas de formación triásica, de color rojizo ).

El fondo de este mar estaba compuesto de estas mismas rocas ( areniscas de color rojizo ) como consecuencia del continuo batir de las golas contra aquellos acantilados. La composición de las aguas que cubrían entonces al Tolosa de hoy y cima de octubre era netamente Marina, y lo mismo que los actuales mares, en sus fondos iban depositando capas seguiment alas de arena, arcilla y fango que luego se convertirían principalmente en diversos tipos de rocas calizas. Entre tanto también se acumulaban entre las distintas capas todos los seres marinos que perecían en los mencionados mares y que con el transcurso del tiempo la mayor parte se convertirían en fosiles petrificados, como ammonites, Belmnite, pecten, etc.

Estás capas, por lo que actualmente se ha podido comprobar, tuvieron aproximadamente un total de unos 500 metros de espesor y teniendo en cuenta que los actuales mares necesitan en general siglos para de cantar o seguí mental en sus fondos unos pocos metros de arenas, de aquí se comprende……………… formación de cada una de estas capas tan espesas…… cada capa corresponderá a un mundo distinto y sirviera también de tumba a especies o faunas completamente variadas y distintas para cada capa o nivel.

Por este motivo los fósiles y restos petrificados de especies marinas como conchas, moluscos, etc., que actualmente se recogen en las capas del Jurásico Inferior son completamente distintos a los del Jurásico Superior y así como un coleccionista de sellos por el tipo oficina de los mismos sabe la época fuera a que pertenecieron, también el paleontólogo por el tipo o especie de fósiles recogidos en los actuales montes valles sabe la antigüedad de la roca espesor de las capas de sedimentación. El paleontólogo es para la geología lo que el químico para la minerologia. Pasados otros millones de años ( transición del Jurásico al Cretácico dentro de la edad secundaria ) el mar se extendió aún más lindo de forma gigantesca el resto de la provincia de Guipúzcoa y en especial los lugares hoy ya emergidos del Ernio, Aralar y Lisboa. A este extenso mar los geólogos no han denominado mar Cretácico y por espacio de otros millones de siglos fue depositando en sus capas del fondo especies marinas completamente distintas a las del Mar Jurásico, como esponjas, corales, orbitolinas, rue vistos, etc. Y con y ostras en general, los cuales en estado de fósil o petrificados pueden apreciar los montañeros de hoy, tanto en las faldas y crestas de las mencionadas sierras, incluso en los picos del monte Uzturre. En Tolosa existe una de las más completas colecciones de estos fósiles y del Pirineo en general, recogidos y clasificados por el conocido ilustre paleontólogo Rvdo. P.Maximo Ruiz de Garoa, Sch. P., del Colegio de las Escuelas Pías.

Volviendo a los lugares que hoy ocupa nuestro Tolosa y no te gustará, el mar Jurásico sedimento cinco capas, el mar crees ático dos con como indicado, con un espesor total de unos 500 metros y destacando todo este conjunto de niveles o capas sobre un suelo de rocas areniscas rojas, denominadas triásicas.

En la figura, expongo gráficamente y en escala aproximada estas capas o niveles ( triasico, jurasico y cretacico ) correspondientes todos a la edad secundaria.

Pasar los siglos y sigue evolucionando la formación de la corteza terrestre, para terminar temporalmente en lo que constituyen los actuales mares y continentes. También esta gigantesca evolución geológica acepto al mar que cubría tolosa y en el monte Uzturre, el cual se retiró hasta las proximidades de San Sebastián y quedando completamente seco y ya no los 8 niveles o capas indicados en el gráfico. No se sabe el tiempo que duraron estas capas ya secas formando una especie de llanura y encerrando en sus diversos niveles a modo de testigo, en estado fósil, seres que habían pertenecido a distintos mundos, hasta que aconteció un nuevo cataclismo o fenómeno geológico.

Efectivamente, por los datos que nos suministra la moderna geología se sabe que posteriormente, hacía unos 25 millones de años antes de J.C., es decir, casi a mediados de las bacterias ya, por fenómenos por robo cables de una disminución parcial del volumen de la corteza terrestre, las capas o niveles procedentes de la sedimentación de estos mares tuvieron unos gigantescos plegamientos, al igual que si nosotros cogemos y unimos con nuestras propias manos las hojas de un libro. Estos plegamientos o movimientos orogenicos dieron lugar en Europa a la aparición o en versión de los Alpes y en España a los Pirineos.

En lo que afectó a los mares de Guipuzcoa el fenómeno de plegamiento orogenico se complicó enormemente por la razón que a continuación se expone. En Guipúzcoa, en aquellos remont isimos tiempos, únicamente existían completamente emergidas las graníticas Peñas de Aia, como consecuencia de una erupción volcánica muy anterior ( por ser el granito una roca de origen volcánico es azoica, o sea, no contiene fósiles ) y aquel negruzco y arisco monte hizo como de tope escudo al plegamiento. Esto dio lugar no solamente a que los pliegues que ocasionaron más tarde las montañas de Guipúzcoa se ha grietas en, sino que incluso a deformaciones inversiones de las capas plegadas. Por este motivo el estudio de la geología o arquitectura de los montes de Gipuzkoa es para los geologos muchísimo más complicado que el de los montes de las demás provincias de España. El fenómeno del plegamiento pirenaico en Guipúzcoa afectos también a las capas de sedimentación ya seca situadas en la zona de Tolosa y Uzturre, formándose dos altas montañas y también entre sus laderas dos profundos valles, tal como aparece en la fase I del esquema.

También por los motivos ya mencionados las capas superiores de las montañas se ha gritado tal como aparecen en la misma figura. Las agujas del reloj de la tierra continuaba marcando aquellos intervalos que suponían siglos sobre siglos, entre tanto que los agentes atmosféricos intervenían en forma brutal, cambiando completamente la forma del primer relieve del plegamiento. Así lluvia es torrenciales, introduciéndose por las grietas, al formar dentro de estas impetuosos torrentes, acabaron poco a poco por desmoronar los montes, al mismo tiempo que vientos fuertes y continuos completaban esta labor demoledora. Entre tanto, la parte más profunda del Valle, por conservar sus capas incólumes, resistían a todos estos fenómenos geológicos de erosión. Las fases de este fenómeno de erosión, dio lugar a la formación del actual monte Uzturre y Valle tolosa- Ibarra está expuesto claramente en el esquema. Sin esto creemos que sería difícil el poder comprender que en octubre en un tiempo fue un profundo valle ( por este motivo el geólogo lo denomina sinclinal del Uzturre ), mientras mientras que el valle de Tolosa-Ibarra ven aquellos remotos tiempos constituía una elevadísima montaña y también que el monte arrospe coma encima de Belaunza- Leaburu coma fuese al igual que usted, un profundo valle.

Final del Uzturre, ( restos de ruinas elevadas de un valle en forma de U inclinada) es uno de los muy pocos que pueden apreciarse a simple vista desde su base. Basta con observar que las capas verticales del plegamiento, situadas al pie de la cumbre central, se doblan más abajo para adquirir casi horizontalidad, forma de U inclinada, en la zona comprendida entre el caserío «Egipto» y las ruinas del torreón, antiguo telégrafo de banderas. También la paleontología con sus fósiles nos aclara por completo la arquitectura del monte Uzturre, indicándonos no solamente la situación y orientación de las capas del plegamiento sino también incluso en su antigüedad.

En la figura se indican algunos de los fósiles que más corrientemente aparecerán en el Tour. Tapa o nivel 1, de rocas rojizas, correspondiente a lo que fue el primitivo suelo del fondo del mar y, por consiguiente, sostén del actual macizo bus Turre, puede contemplarse en la trinchera de la curva de Irura. También está capa rojiza, después de atravesar de parte a parte el fondo del Monte, aparece de nuevo en la carretera de Berástegui, junto Elduayen. Este primitivo nivel es muy difícil ayer fósiles y restos petrificados marinos de aquellas remotas épocas. En cambio en las capas dos hasta la sexta aparecen varios y hermosos fósiles de la época correspondiente al mar Jurásico, como rinconeras, belemnites y pecten. Los belemnites aparecen en relieve en algunas rocas, semejandose a una gruesas agujas. También unos 200 metros antes de llegar por el camino a la ermita Nuestra Señora de Izaskun aparecen como dibujadas en algunas rocas hermosas conchas o Pecten. Los niveles superiores números 7 y 8, que actualmente se encuentra en la parte más alta del monte en forma de inclinada encierran en sus peñas cantidad de residuos o restos de otras procedentes del último mar Cretácico qué lindo Tolosa. De estos fósiles no aparecen en las rocas más que sus secciones y a simple vista semejan líneas curvas negras de varias formas. Algunos manchones negros en las rocas son fósiles de esponjas marinas y su estructura fibrosa puede verse fácilmente con una lupa. Si rompemos con un martillo alguna rocas del pico central del Uzturre percibimos un cierto olor fétido procedente de los gases de descomposición de algunos seres marinos con los cuales, una vez muertos, quedaron enterrados en las rocas durante millones de siglos.

Por último, también puede comprobarse que los fósiles y composición de las rocas de Uzturre coinciden dentro de cada capa o nivel con los indicados aproximadamente en el corte del plegamiento.

Como punto final a esta corta exposición, recordemos ahora que si aquellos desengañados niños, sentados en la cumbre del Uzturre hubieran sabido algo de estas cosas, elevando sus infantiles miradas desde el lejano Mar hasta el Dios de las alturas hubieran comprendido que para este nada fue me será imposible.»

Total Page Visits: 475 - Today Page Visits: 3

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on google
Share on pinterest
Share on tumblr
Share on whatsapp
Share on mix
5/5
083627
Usuarios hoy : 14

La información que aparece en este blog son opiniones y experiencias de los autores. Esta información nunca podrá considerarse suficiente para realizar las actividades que en él se describen. ara la práctica de deportes de aventura se necesitan unos conocimientos técnicos, usar material adecuado, conocer el medio así como las características de cada descenso y consultar las predicciones metereológicas. En caso de no tener conocimientos suficientes para realizar con garantías estas actividades, deberemos contratar los servicios de algún profesional o bien realizar algún curso de formación de los que imparten clubs y federaciones. Los autores no se hacen responsables de las consecuencias que puedan derivarse del mal uso de la información que aquí aparece.

Akerbeltz Deporte & kultura

Suscribete

Para estar informado de las  novedades

Puedes seguirnos también en redes sociales.

Ⓒ 2020/21 - Akelbeltz