Morfología exokarstica

morfología Kárstica
morfología Kárstica

Hemos visto que en las regiones kársticas los procesos de disolución son mucho más importantes que la erosión mecánica, debido a la naturaleza soluble de la roca. Esa disolución da lugar a las redes de drenaje subterráneo que han sido el objeto de los dos anteriores capítulos. Ahora nos ocuparemos de las formas que esa erosión química (y el propio drenaje subterráneo) producen en superficie el paisaje kárstico. Pasaremos revista asimismo a algunos aspectos ele la karstificación bajo determinadas condiciones climáticas.

Isidoro Ortiz / Enrique Fernandez

El factor principal que condiciona el volumen de roca disuelto es la precipitación. No obstante,
litología, presencia de vegetación y otros condicionantes, hacen que los valores obtenidos en diversas regiones sean muy dispares. FORD y WILLIAMS (1989) citan tasas entre 34 y 79 mm de espesor de roca cada 1.000 años (en Pensilvania y Nueva Zelanda respectivamente). En la Sierra de Grazalema (Málaga) se han estimado entre 50 y 95. En regiones tropicales como Nueva Guinea, donde las precipitaciones oscilan entre 5.700 y 12.000 mm anuales, se han estimado tasas entre 270 y 760 mm/Ka’.
No obstante, la intensidad de la disolución no está necesariamente relacionada con el desarrollo de formas kársticas de terminadas en superficie, ya que dicha disolución puede darse de distintas formas y en diferentes lugares. Además, la génesis de un paisaje kárstico es un proceso sumamente largo, en el que pueden existir condicionantes previos heredados. Por tanto, su interpretación en base a procesos actuales puede ser errónea.

Iñaki Alonso

Iñaki Alonso Administrador / Espeleologia

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *