Reflexiones sobre una estructura tumular en Pardeluts

Siempre hay ejemplos que se prestan a confirmar cualquier tipo de teoría, aunque también resulta igualmente fácil encontrar un nuevo ejemplo que la contradiga. M.ª Pía Timón Tiemblo, etnóloga del Instituto del Patrimonio Cultural de España, Ponencia Congreso Piedra Seca, Albacete 2001

Situación

Posición: datum GPS ETRS89 30T 577323 4761400 a 1187 msnm. Estructura túmulo cónico-circular de 9 m de diámetro situada a 310 m de Muñotxikieta (1261 msnm), a 430 m de la majada de Pardeluts (1155 msnm), a 330 m del Elurzulo (pozo de nieve) de Pardeluts (1167 msnm), a 40 m de la calzada de bajada con suave pendiente de la majada de Pardeluts, y a 255 m de Amabirjin Harria con un desnivel de 41 m respecto a ella. 

Datos adicionales

En el mapa de Aralar Saltus Vasconum de Aranzadi 2010, este lugar se marca con un icono como pelota leku o probaleku, lugar de juegos de pelota o apuestas. En el mapa Sierra de Aralar de Miguel Angulo y Gorka Lopez de 2016 se marca con un icono como crómlech. La estructura tumular se encuentra a 1500 m de la majada Zotaleta y a 1700 m de la de Buruntzuzin. A la pregunta realizada a destacados expertos en megalitos su respuesta ha sido que estamos ante una chabola. 

Estructura tumular, a la vista al fondo izq. majada Zotaleta y hacia el centro majada Buruntzuzin

Geografía y etnografía de la estructura

Aunque el lugar puede parecer inhóspito, las majadas de los alrededores, sus construcciones y explotaciones anexas, así como la senda que conecta las minas de Arritzaga con Igaratza lo retratan como un entorno altamente humanizado. La senda de baja pendiente que conecta la majada de Pardeluts con el GR-121 en dirección Norte/Sur parece construida para el uso de carros.

Estamos ante una estructura muy aérea que cuelga sobre el barranco de Arritzaga y sin protección alguna contra el viento del Norte. Las majadas citadas se hallan situadas convenientemente contra ladera para protegerse del viento que entra directamente por el barranco. Además, en las cercanías de la estructura no hay redil, paridera o construcción anexa alguna que consolide el diagnóstico de chabola. Por lo tanto, la evaluación inicial de la estructura invita a investigar otros posibles diagnósticos.

Túmulo dolménico de Pardeluts, a la izq. Zotaleta, al fondo Buruntzuzin

Arquitectura megalítica y arquitectura rural

La arquitectura rural, nada monumental, frente a la megalítica, tiene puntos comunes de encuentro, pero también características diferentes. La arquitectura rural se centra en durar en el tiempo, pero el objetivo de la megalítica es la de perdurar, ser inmortal al tiempo.

La cuestión se complica cuando se hace evidente que los arquitectos ignoran por completo el estudio de la arquitectura rural y éste queda en manos de etnógrafos, arqueólogos, geógrafos, geólogos, antropólogos, etc. Estos tienen puntos de vista interesantes y siempre multidisciplinares, orientados al área de conocimiento que se domina, pero sorteando muchas veces el tema central, que no es otro que la ARQUITECTURA. No hay pautas objetivas más allá de las extremadamente evidentes para avanzar en el estudio de la arquitectura rural. Veamos alguno de estos patrones que por ser tan evidentes pueden no tenerse en cuenta.

Una chabola se construye de abajo a arriba. Lo primero es la cimentación, aunque la arquitectura rural suele ir sin ella, o se sustenta sólo en unos pocos centímetros enterrados. La chabola se asienta sobre suelo natural plano, o rebajado si el lugar lo permite. En algunos casos se aprovechan rocas naturales, formaciones naturales o lugares destacados que ayuden en la construcción.

Simplificando, una chabola comienza a construirse marcando su perímetro, el lugar de separación entre construcción y suelo. A continuación, va su alzado, y lo último es el cierre superior o cubierta. Esto es un hecho objetico e indiscutible. Cuando una chabola colapsa, lo hace al revés. Primero colapsa el tejado, luego se aprovechan las mejores piedras en otras construcciones, los restos que quedan se deterioran y el tiempo la va destrozando poco a poco. Por lo tanto, el último trazo que queda de una chabola es su perímetro, lo último que queda a la vista antes de su desaparición total.

A esta pauta de evolución en la destrucción de una chabola se le suma el hecho de que los canteros constructores de chabolas evitan reutilizar piedras que hayan estado en parte enterradas, por lo que el perímetro adquiere cierto carácter de persistencia en el último tramo de la existencia de una chabola. Las piedras enterradas pierden alguna de sus propiedades y podrían facilitar un colapso.

Perímetro de una chabola cuadrada, ladera Sur de Desao, pradera de entrada a Aizpearro

Otras posibilidades

El entorno y la forma circular de la estructura de Pardeluts sugiere también que podríamos estar ante una atalaya para vigilancia del ganado y trasiego de personas. En este caso, las piedras tanto del perímetro como las de las primeras filas del alzado, bien en mampuestos o sillería, serían de mayor tamaño que las actuales, para poder sustentar el peso de una construcción en vertical que busca altura para la observación. Los restos de la estructura que hoy se observan con losas imbricadas como en los dólmenes delatan un tipo de construcción orientada a contrarrestar las tensiones que se crean en una construcción que tiende a la horizontalidad.

La forma actual de la estructura es muy parecida a la de las minas de sílex del Neolítico, como en el paradigmático ejemplo de la mina Grime’s Graves en Norfolk, Inglaterra. Cosas más raras se han visto. Con los conocimientos actuales de geología hoy sería absurdo plantear sondeos en la sierra en busca de petróleo como los realizados a mediados del S XX.

Por último, están los 17 túmulos anulares y 12 círculos anulares inventariados en Aralar, estructuras similares a la de Pardeluts, además de los enormes y numerosos túmulos anulares de las sierras de Urbasa, Andía y Saldise. El neologismo de «anillos» a estas construcciones no parece ser más que un socorrido apaño para describir cientos de estructuras que nadie sabe lo que son, de todas ellas sólo se ha realizado excavación arqueológica en el túmulo anular Larragoiko 2 Ekialde con resultados aún en discusión.

Túmulo anular Labeon I Norte, posición GPS 30T 577814 4761731 a 1186 msnm

Túmulo anular Labeon I Norte, posición GPS 30T 577814 4761731 a 1186 msnm

Conclusión

Por todo lo expuesto, y a falta de excavación arqueológica, el diagnóstico más razonable y conservador para esta estructura es la de «túmulo dolménico», con todo lo que ello conlleva. No puede eludirse que es probable que esta estructura alguna vez fuera utilizada como chabola, pero en la evolución de la destrucción de la estructura, siempre dominarán aquellos elementos que fueron concebidos para perdurar, que los que se fabricaron para durar, pauta arquitectónica sin necesidad de debate.

La estructura de Pardeluts tiene todos los elementos de un dolmen violado muchas veces, en el que fueron reutilizadas sus mejores piedras, podría ser un dolmen fallido sin terminar, un túmulo a secas, pero nunca podrá servir como prueba de la cuadratura del círculo, en Aralar no hay chabolas circulares de estas dimensiones.

Aralarreko txabolen bilduma

También te podría gustar...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *