Etiquetado: Mitos

Cuco 0

Los augurios del cuco

el cuco, que se asocia, en toda la amplísima geografía paneuropea cuyo medio ecológico le acoge, a un amplio abanico de símbolos (el fraude, el robo, el adulterio y algunos más que ni siquiera hemos podido mencionar aquí), se caracteriza también por ciertas contradicciones esenciales en los modos en que es representado: procede del invierno (es decir, de la muerte), aunque anuncia la primavera (la vida)

0

Apariciones, brujas y gentiles : Mitos y leyendas de los vascos

Las consideraciones que a guisa de prólogo hacía en mi Pensamiento
Mágico Vasco son válidas para la presente ocasión, y no hace al caso repetirlas. Ahora bien, debo resaltar que muchos relatos que figuran en estas páginas, y algo parecido podemos decir del libro que acabamos de citar, son recogidos
in situ , de labios de quienes han vivido el evento de este mundo
esotérico o de personas cercanas y de trato directo con ellas, que responden a nombres y apellidos concretos, por lo general del pretérito más o menos reciente del mundo rural.

0

EL VIEJO AMIGO TEJO

En su vagabundear, se topaba con otros caminantes que descendían y le miraban sorprendidos, alguno incluso se atrevía a decirle que ya iba tarde, que se diera la vuelta, que se le haría de noche, y que el bosque de noche es peligroso Como si eso le importara, no tenían ni idea, ¡peligroso el bosque!!!!!, peligrosas eran las ciudades, las pantallas secuestradoras de nuestro criterio, que te hipnotizan, sin darte la posibilidad de disfrutar de lo que realmente importa

0

PIEDRAS OSCILANTES. GUARDIANAS DE LA VIEJA CULTURA ATLANTICA

En lo alto de las montañas de Penouta, en tierras del concejo asturiano de Boal, una misteriosa piedra oscilante se acurruca bajo el abrigo de las cumbres, dejándose acariciar pausadamente por los vientos del mágico Cantábrico, nuestra pequeña porción del Océano Atlántico. Una piedra que guarda los secretos de los antiguos rituales celtas que los moradores de estas montañas, llevaron a cabo, hechizados, posiblemente, por la insondable magia y misterio que despide el Penedo Aballón